15.12.14

Nomofobia

Por Equis.
Esta tarde mi móvil se ha arrojado a la papelera de debajo de la mesa
le he dado un pequeño golpe con el dedo
y exagerando se ha lanzado de cabeza 
jugando con el cable de alimentación.
Es obvio que con aquel insignificante empujón
ningún otro teléfono habría caído
pero el mío sí.

Quizás él también esté cansado de no abandonarme
otro viernes esperando tu llamada.
Leer, cada ocho horas, es el remedio

numero de visitas de una pagina web

Seguidores

Entradas populares

Twitter